Hitachi

Tan importante como la selección del martillo perforador es la elección de accesorios de calidad. Existen brocas de diferentes diámetros, longitudes, espiral y cincelada de la parte delantera, estando la elección condicionada por el material y trabajo a realizar. Hoy te contamos qué broca elegir para tu martillo perforador para obtener la máxima calidad de trabajo y rendimiento, obteniendo la mejor eficacia y durabilidad de uso.

BROCAS PARA MARTILLOS LIGEROS Y MARTILLOS CON MAYOR CAPACIDAD

Según el sistema de inserción podemos distinguir entre brocas SDS-Plus y SDS-MAX. Las primeras han sido diseñadas para martillos ligeros y las SDS-MAX han sido concebidas para trabajos con martillos perforadores con mayor capacidad, usados por profesionales. Sus ventajas respectivas son:

Ventajas de las brocas SDS-Plus

  1. Nueva aleación de metal duro para un centrado fácil y perforación más rápida.
  2. La forma cincelada de la parte delantera penetra a mayor velocidad en el material y asegura el desalojo de los restos en la espiral de la broca.
  3. La espiral está dotada de varios surcos, de forma que asegura el desalojo de grandes cantidades de restos al perforar, con el consiguiente coste en tiempo y dinero. Este diseño ha sido desarrollado y patentado por el departamento de ingeniería de Hitachi.

 

Ventajas de las brocas SDS-MAX

  1. Las brocas poseen 4 filos simétricos para una perforación de fácil centrado al inicio y desarrollo del trabajo. Los filos adicionales otorgan una mayor durabilidad en caso de enganche con metales y en caso de topar con armaduras de hormigón se  reduce el peligro de rotura.
  2. La espiral cónica comienza justamente detrás de los filos. Esto asegura la retirada del polvo mejorando la perforación.
  3. El diseño de la espiral con base consolidada está creado para evitar vibraciones y optimiza la transferencia del impacto del martillo. Esto conlleva una mayor velocidad de perforación y extensión de la vida útil de la herramienta y su durabilidad.
  4. Gracias a las innovaciones realizadas en este tipo de brocas se ha conseguido reducir el ruido producido y alargar la vida útil de la broca un 50% más que con las brocas convencionales.

 

QUÉ BROCA ELEGIR PARA TU MARTILLO PERFORADOR

Además de la distinción entre SDS-Plus y SDS-MAX a la hora de elegir qué broca elegir para tu martillo perforador va a ser vinculante el tipo de material sobre el que vamos a actuar.

Brocas para madera

Se trata de brocas que pueden alcanzar una longitud considerable, afiladas y con punta centradora, lo que nos evitará el trabajo previo de realizar orificios guías. Existe una gran variedad de subtipos, tales como:

  • Brocas helicoidales: Son las más comunes. Este tipo nos permite perforar mientras el serrín es evacuado a través de la espiral.

  • Brocas de tres puntas: Se caracterizan por tener tres puntas, la central centra la broca y las laterales actúan cortando el material.

  • Brocas de paleta o de espada: Se caracterizan por tener una punta muy afilada que centra la broca y que actúa como «punta de lanza» tras la que la paleta realiza el agujero, de acuerdo a su diámetro. Permiten abrir agujeros muy rápidamente.

  • Brocas de corona: Usadas para realizar agujeros de gran diámetro. Las coronas son fijadas sobre otra broca, que centra y guía a la hora de realizar el corte.

 

Brocas para hormigón y ladrillo

En este caso usaremos brocas de al menos dos puntas, aún mejor si es de cuatro, para lograr una buena penetración. Cuando dudes sobre qué broca elegir para tu martillo perforador decántate primero por una broca fina, que abra un orificio guía y a continuación cambia a una de mayor diámetro.

Brocas para metal

Las brocas para metal cuentan con una punta pronunciada que facilita el corte y penetración, el ángulo de la punta varía de los 118º a los 135º (estas últimas indicadas para metales duros).

Este tipo de broca es llamada también HSS (High Speed Steel) y son de aleaciones de metal duro, para garantizar que no se rompan al trabajar sobre otros metales.

Para alargar su vida útil es conveniente no usar una velocidad de taladrado alta, de hecho cuanto más duro sea el metal más lento debemos taladrar, dado que además de ser más seguro reducirá la cantidad de rebabas y el desgaste por fricción. Conviene refrigerarlas con aceite o agua ya que se calientan por la fricción entre metales.