salud de la Universidad de louisville https://espanapildoras.com/artritis/voltaren-gel-precio/ estantes gabinete de la medicina de reemplazo

AMOLADORA ELÉCTRICA: QUÉ ES Y PARA QUÉ PUEDES UTILIZARLA

AMOLADORA ELÉCTRICA: QUÉ ES Y PARA QUÉ PUEDES UTILIZARLA
06-11-2017

La amoladora eléctrica es una de las herramientas más utilizadas en las labores de bricolaje y rehabilitación dado que se trata de una herramienta muy versátil, que podemos emplear para multitud de trabajos de bricolaje tanto en el hogar como en el ámbito profesional.

Hoy en día existe una amplia oferta de amoladoras en el mercado de herramientas para el bricolaje y el ámbito profesional, lo que nos puede llevar a dudar sobre qué tipo de amoladora adquirir. Para no equivocarnos en nuestra elección va a ser clave conocer las características de esta herramienta y pensar en el uso que vamos a dar a la misma.

Vamos a conocer, a lo largo de este artículo, cómo identificar qué tipo de amoladora eléctrica es la más adecuada para tu proyecto.

QUÉ ES UNA AMOLADORA

Como mencionamos en las líneas anteriores las amoladoras son un tipo de herramienta muy popular para las labores de bricolaje, construcción y rehabilitación. Realmente es una herramienta sencilla dado que se trata de una máquina que hace girar un disco acoplando en un extremo.

Esta herramienta afronta con éxito tareas muy diversas, tales como: desbastar, cortar o eliminar rebabas.  El tipo de disco que vamos a acoplar al eje viene determinado por la tarea que queremos realizar.

TIPOS Y CLASES DE AMOLADORAS

Una buena forma de empezar a conocer a las amoladoras es adentrarnos en las tipologías existentes. Podemos diferenciar las amoladoras eléctricas en función del tamaño, que va a estar estrechamente relacionado con el uso que vayamos a darle. Podemos distinguir entre:

  • Amoladoras: podríamos decir que es la amoladora «estándar» ya que es la más empleada. Es la amoladora de referencia para los profesionales y para los bricolajeros con más experiencia. Encontraremos discos para este tipo de 180 y 230 mm.

  • Miniamoladoras: son amoladoras indicadas para afrontar trabajos sencillos y emplean discos de menor tamaño (115/125 mm). Este tipo de amoladoras es la más recomendada para trabajar en baños, cocinas y obras en general en espacios reducidos y para aquellas personas con poca experiencia en tareas de bricolaje y que sólo vayan a realizar trabajos esporádicos en casa.

  • Amoladoras de banco: son las amoladoras indicadas para abordar trabajos de mayor calado y consecuentemente tienen una mayor potencia. Este tipo es prácticamente usado en exclusiva por profesionales o usuarios con gran experiencia. A diferencia de los tipos anteriores, diseñadas para que las sostengamos al trabajar, este tipo se fija a una mesa o banco de trabajo.

CÓMO ELEGIR UNA AMOLADORA ELÉCTRICA

Como hemos explicado las amoladoras eléctricas permiten afrontar un gran número de tareas de construcción y de bricolaje. La elección del tipo va a venir determinada de un lado por el nivel de experiencia en el manejo de este tipo de herramienta, y por otro por el tipo de trabajo que se quiera realizar.

Las amoladoras eléctricas mini son la elección indicada si quieres desbastar o cortar elementos cerámicos (como losas y azulejos) y tubos. Como regla general elige este tipo de amoladora eléctrica si vas a tratar materiales con un grado de dureza no muy alto, un espesor no superior a los 30 mm o si la accesibilidada es primordial.

En el caso de que vayas a trabajar con materiales duros (granito, mármol,…), y para materiales con espesores de más de 30 mm, vas a necesitar una herramienta con mayor potencia y deberás adquirir una amoladora grande de 180/230 mm.

CÓMO ELEGIR EL DISCO DE TU AMOLADORA ELÉCTRICA

Una vez hemos elegido el tipo de amoladora eléctrica con el que vamos a trabajar toca seleccionar el disco. La elección del disco es tan importante como la de la amoladora ya que nos va a garantizar obtener un buen resultado, alargar la vida útil de la herramienta y lo que es más importante, trabajar de forma segura.

En lo primero que debemos fijarnos es que el disco esté homologado. Los costes son importantes pero debemos priorizar la seguridad.  

Cuando vayamos a elegir el disco vamos a fijarnos en las revoluciones admisibles (r.p.m.), que deben coincidir con las revoluciones máximas indicadas en nuestra amoladora eléctrica. Fijarnos es muy importante ya que si por error usamos un disco con revoluciones máximas diferentes puede romperse o salir despedido, con el grave riesgo para la integridad física que esto supone.

¿Dónde vamos a encontrar las r.p.m. y la información relativa al disco? En la etiqueta impresa en el envoltorio y en el propio disco. Si los observamos veremos la siguiente información:

  • Uso: tipo de material para cuyo tratamiento se ha diseñado el disco (metal, ladrillo, etc.).

  • R.P.M: revoluciones máximas admitidas.

  • Medidas: diámetro, grosor y medida del eje.

  • Características técnicas: en el etiquetado podremos observar un código de letras que informa sobre el material en el que se ha fabricado el disco, dureza, tamaño del grano, estructura y aglutinantes empleados.

Normalmente vamos a identificar rápidamente el uso y tipo de material para el que se ha diseñado el disco, ya que los fabricantes incluyen una fotografía ilustrativa. Si de todos modos tenemos dudas mejor preguntar.

PRECAUCIONES A TENER EN CUENTA

Cuando vayamos a trabajar con nuestra amoladora eléctrica debemos tener en cuenta una serie de precauciones, a fin de garantizar nuestra seguridad.

Los fabricantes de discos incluyen indicaciones de seguridad entre las cuales cabe destacar el uso de:

  • Guantes protectores: utiliza guantes reforzados anticorte.

  • Gafas de protección: debemos hacer uso de gafas protectoras contra impactos.

  • Mascarilla: es normal que se genere polvo y partículas en suspensión. Debemos proteger las vías respiratorios con una mascarilla autofiltrante.

  • Orejeras: para evitar daño en los oídos derivados del nivel de ruido.

Con respecto al resto de ropa debe ser la adecuada para labores de construcción y/o bricolaje. Nos debe permitir movilidad y ser segura, como monos de trabajo y mandiles protectores. Evitaremos en todo caso usar ropa holgada o prendas viejas rotas, que puedan engancharse con la máquina. Naturalmente nunca trabajaremos con el torso desnudo.

Además de lo anteriormente expuesto debemos:

  • Evitar utilizar discos no indicados: con r.p.m máximas diferentes, destinados a otros materiales o que se encuentren desgastados.

  • Sujetar la amoladora eléctrica con las dos manos, en el caso de las amoladoras de banco debemos asegurarnos de que se encuentra bien fijada a la mesa de trabajo.

  • Los discos y la amoladora deben estar limpios y bien mantenidos: evitaremos trabajar con discos que tengan polvo y restos de materiales. Revisaremos que no haya fragmentos de material o cuerpos extraños insertos en la amoladora. Por supuesto la revisión y limpieza la haremos siempre con la máquina desconectada.

  • Evitar abordar el trabajo de forma brusca: ya que el disco podría dañarse o podemos perder el control de la máquina.

  • Cuando realicemos descansos y terminemos el trabajo: esperaremos a que cese el giro del disco y la dejaremos en una superficie nivelada. Evitamos así pues que caiga al suelo y posibles accidentes.