salud de la Universidad de louisville https://espanapildoras.com/artritis/voltaren-gel-precio/ estantes gabinete de la medicina de reemplazo

CÓMO DISEÑAR UN ESPACIO DE TRABAJO PARA HERRAMIENTAS

CÓMO DISEÑAR UN ESPACIO DE TRABAJO PARA HERRAMIENTAS
08/11/2017

Tener un espacio de trabajo para herramientas óptimo es clave para un profesional y para un aficionado al bricolaje. A medida que desarrollamos nuestros trabajos vamos acumulando herramientas, tornillería y útiles que, de no estar adecuadamente ordenados y guardados, acaban deteriorándose o perdiéndose.

Otra cuestión a tener en cuenta es que tener un espacio de trabajo para herramientas bien organizado y ordenado nos hará nuestra labor mucho más fácil. Además trabajar delimitadamente en este espacio nos resultará más cómodo y seguro, evitando por otro lado llenar nuestro hogar de polvo o causar algún deterioro accidental al mobiliario.

Dónde situar nuestro espacio de trabajo

La primera pregunta que nos viene a la mente es ¿dónde sitúo mi espacio de trabajo? La respuesta va a estar estrechamente delimitada por el espacio disponible en nuestra casa. Cada espacio tiene ventajas e inconvenientes que debemos sopesar. Veamos algunos de los espacios en los que con mayor frecuencia situamos nuestros talleres de trabajo.

  • Garajes: un «clásico americano», quien no ha visto en alguna película o serie de televisión los espacios de trabajo para herramientas en el garaje. Es el lugar preferido para situar este espacio de los norteamericanos, muy aficionados al bricolaje y a solucionar por ellos mismos pequeñas averías en el hogar.

Si tenemos la suerte de contar con un garaje propio, en una vivienda individual, es un buen lugar para nuestro taller. Las ventajas de montar nuestro espacio de trabajo en el garaje pasan por el hecho de que se trata de un espacio amplio, que nos permite almacenar gran cantidad de herramientas y trabajar con comodidad. Además no se encuentra dentro del propio hogar por lo que es menos probable que ensuciemos la casa, o molestemos a otros miembros de la familia.

La principal desventaja de este espacio viene dada por el acondicionamiento. Puede ser un espacio en el que haga excesivo frío o calor para trabajar. Si es húmedo puede afectar a la buena conservación de nuestras herramientas. Muy posiblemente tendremos que mejorar la iluminación, ya que estará diseñada para ser una zona de tránsito y no para realizar trabajos de precisión.

  • Buhardillas y áticos: se trata de otra opción muy extendida ya que estos espacios suelen quedar relegados como trasteros. Como sucedía con los garajes tiene la gran ventaja de ser una zona apartada de la vivienda, con la ventaja añadida de que no restamos espacio para nuestro coche, ni lo ensuciamos.

Una desventaja compartida con el garaje es el acondicionamiento, ya que tampoco suele estar climatizado ni contar con la iluminación necesaria para este tipo de tareas. Aunque posee una ventaja adicional con respecto al garaje también tiene una desventaja frente a este espacio. Subir y bajar escaleras con los materiales puede ser realmente incómodo y poco práctico.

  • Casetas en jardines y patios: posee las ventajas del garaje en cuanto a encontrarse fuera del hogar pero comparte el inconveniente relativo a climatización. Suelen ser espacios más pequeños por lo que muy posiblemente los acabes sólo utilizando como lugar de almacenaje de herramientas.

  • Habitaciones sin uso: en muchas ocasiones acabamos teniendo una habitación sin uso o infrautilizada en nuestra vivienda. Puede ser un antiguo despacho, la habitación de un hijo emancipado,... Esta opción posee la ventaja de estar habitualmente bien climatizada e iluminada pero la desventaja de que el ruido puede molestar a familiares y vecinos.

Diseñar un espacio de trabajo para herramientas

Una vez tenemos claro dónde vamos a ubicar nuestro espacio de trabajo debemos tener en cuenta una serie de pautas a la hora de diseñar un espacio óptimo:

Crear un espacio de trabajo seguro

Que nuestro espacio de trabajo para herramientas sea seguro es lo más importante.  Ésta pequeña lista te ayudará a repasar alguna de las cuestiones más importantes pero no dudes en añadir los puntos que creas necesarios:

  • Fija los paneles portaherramientas a la pared: algunas herramientas, como martillos perforadores, cortadoras de varilla roscada a batería, amoladoras grandes, etc. tienen cierto peso, por lo que el panel debe estar firmemente sujeto.

  • Plantéate fijar la mesa de trabajo al suelo: fijando la mesa evitaremos vuelcos accidentales en el caso de manejar material pesado y en el caso de que se produzcan vibraciones o movimiento.

  • Adecua la instalación eléctrica: asegúrate de que el cableado y mecanismos eléctricos están en perfecto estado. Evita tener cables por suelo que puedan provocar accidentes.

  • Crea un espacio para herramientas y materiales peligrosos o frágiles: puede que tengamos líquidos inflamables o corrosivos, además de herramientas que requieran un plus de seguridad a la hora de guardarlas como sierras eléctricas, fresadoras o tronzadoras. Puedes depositarlas en armarios de seguridad.

  • Restringe el acceso al espacio de trabajo para herramientas: evita que niños y mascotas puedan acceder libremente a tu espacio de trabajo, evitando accidentes.

  • Mantén tu espacio de trabajo limpio y ordenado: el orden y la limpieza son tus grandes aliados a la hora de trabajar de forma cómoda y segura.

Organiza tu espacio de trabajo para herramientas

Un espacio de trabajo óptimo para herramientas va a tener cuatro zonas, a saber:

  1. Zona de trabajo principal: será el sitio donde ubiquemos nuestro banco de trabajo. Lo ideal es que esté situada en el centro a fin de poder acceder al resto de zonas fácilmente.

  2. Zona de limpieza: en esta zona debemos contar con un fregadero que nos facilite las labores de limpieza.

  3. Zona de deshechos: podemos ubicarla cerca de la zona de limpieza. Contaremos con cubos de reciclaje y para residuos.

  4. Zona de almacenaje: que estará cerca de la zona de trabajo. Aquí será donde almacenemos nuestras herramientas.

Dentro de la zona de trabajo principal podemos crear dos subzonas:

  1. Banco de trabajo limpio: será la zona en la que llevemos a cabo trabajos que generen poca suciedad y sean fáciles de limpiar (viruta, serrín, resto de plástico, etc.).

  2. Banco de trabajo sucio: en esta zona realizamos trabajos de pintura, barniz o cualquier otro en los que intervengan líquidos. Debe tener una zona de aguas o estar cerca de la zona de limpieza.

Siguiendo estas pautas seguro podrás crear un espacio de trabajo para herramientas óptimo que te permita realizar tus trabajos de bricolaje de forma cómoda y segura.